Ontinyent hará un estudio para ordenar las viviendas irregulares



El trabajo tiene un coste de 250.000 euros y permitirá que estas casas dispongan de las infraestructuras necesarias.


El Ayuntamiento de Ontinyent ha sacado a licitación la contratación de una asistencia técnica para la redacción de los documentos de planeamiento que han de establecer las condiciones de actuación en el suelo no urbanizable y que, por tanto, ordenará las viviendas que se encuentren en esta área.
Esta regularización se encuentra amparada en la Disposición Transitoria cuarta de la Ley de Suelo No Urbanizable, concretamente la que hace referencia a «conjuntos de más de diez viviendas existentes dentro de un círculo de cien metros de radio cuya implantación se haya efectuado al margen de los procesos formalizados de urbanización y edificación».
El trabajo tiene un presupuesto de 250.000 euros y el periodo de redacción de documento es de doce meses. «Con él se inicia la tramitación de instrumentos de planeamiento de minimización del impacto territorial generado por las viviendas construidas en este tipo de suelo», señalaron ayer desde el gobierno municipal.
Con la redacción del documento, las viviendas construidas de forma irregular en el extrarradio de Ontinyent -también conocido como diseminado- a lo largo de los últimos 40 años, ven abierto el camino para su ordenación y contemplación de forma legal dentro del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad.
«Es la primera vez que un gobierno municipal aborda de una manera clara y decidida la problemática de las viviendas irregulares del diseminado y trata de darle una solución, siempre atendiendo a las posibilidades que el marco legal establece», expusieron desde el ejecutivo local.
El camino emprendido por el Ayuntamiento de Ontinyent para regularizar el suelo del diseminado y legalizar todo tipo de viviendas que se han ido construyendo en los alrededores de la ciudad es un proceso novedoso «que pocos consistorios han empleado», según fuentes municipales.
La capital de la Vall d’Albaida cuenta, aproximadamente, con un número que oscila entre las 5.000 y las 6.000 viviendas de este tipo, entre las legales y las irregulares.
La primera de las acciones emprendidas por el PP tras su acceso a la alcaldía fue el inicio de una ordenación pormenorizada de la mitad del suelo urbanizable de Ontinyent que, teóricamente, ha de dar solución a 4,5 millones de metros cuadrados.
Ahora se hará lo mismo con el suelo no urbanizable. Esto permitirá que todas «aquellas casas que se encuentren dentro del suelo no urbanizable con una densidad de tres viviendas por hectárea, podrán regularizarse y disponer de las infraestructuras necesarias que minimicen su impacto urbanístico, es decir, agua, luz, accesos rodados y red de saneamiento».
La elaboración de este documento será controlada por una comisión de seguimiento en la que están representados todos los grupos políticos, técnicos y asociaciones del diseminado. Una vez redactado el documento deberá ser aprobado de forma provisional por el pleno municipal y será la Generalitat Valenciana quien dé la aprobación definitiva.
Hay que recordar que a finales de 2009 todos los grupos políticos acordaron suspender las órdenes de demolición en base a los informes técnicos y crear la comisión de seguimiento.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s